Dr. Cobo: «Tenemos mucho que aprender de la Sanidad Militar»

El Dr. Tomás Cobo, vicepresidente primero de la Organización Médica Colegial, participó en el III Congreso Internacional de Sanidad Militar, celebrado estos días en el Palacio de la Magdalena de Santander, en el que resaltó la importancia de colaborar entre ambos organismos en ejes como el Bioterrorismo, telemedicina y la formación y expresó su convencimiento de que «tenemos mucho que aprender de la Sanidad Militar».

El Dr. Cobo participó en la mesa «Modelos de colaboración entre la Sanidad Militar con otros organismos, instituciones y grupos/empresas» que fue moderada por el general de brigada médico, Dr. Fernando Jordán De Urríes y en la que participaron el teniente coronel veterinario, Juan Carlos Cabria; el general de brigada interventor, Juan Rodríguez Collado (asesor IGESAN); el coronel médico, Dr. Juan Manuel Torres; la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), Belén Crespo; y la representante de la Dirección General de Protección Civil del Ministerio de Interior,  Esther Pardo.

El Dr. Cobo inició su intervención aludiendo al origen de los colegios profesionales, a las responsabilidades colegiales y al Código de Deontología, del que resaltó que se trata de un conjunto de normas que indican la recta conducta (moral) que deben observar los médicos colegiados en el ejercicio de su actividad profesional.

También se detuvo a explicar los fines de la Organización Médica Colegial, integrada por los Colegios Provinciales Oficiales de Médicos y por el Consejo General, que son corporaciones de derecho público, amparadas por la Ley General de Colegios Profesionales, con estructuras democráticamente constituidas, carácter representativo y personalidad jurídica propia, independientes de la Administración del Estado, de la que no forman parte integrante, sin perjuicio de las relaciones de derecho público que con ella legalmente les correspondan. Y matizó que el papel del Consejo General de Colegios de Médicos es representar a la Organización Médica Colegial ante todas las organizaciones médicas y sanitarias internacionales y ante las instituciones de la Unión Europea en aquellos temas que afecten al ejercicio profesional y a sus aspectos éticos y deontológicos.

Precisamente, expuso la política internacional y los organismos internacionales en lo que tiene presencia la OMC como el Parlamento Europeo, Naciones Unidas, la Unión Europea de Médicos Generales/de Familia (UEMO), la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), la Confederación Médica Latinoiberoamericana y del Caribe (CONFEMEL) y la Asociación Médica Mundial (AMM), entre otros.

Fomentar la visibilidad de las acciones de la Sanidad Militar en la población civil

Y tras la breve exposición de las funciones de las mismas, explicó de qué manera, en su opinión, la OMC puede colaborar, de forma general, con la Sanidad Militar. Incidió en la importancia de hacer «más visibles las acciones que la Sanidad Militar lleva a cabo en la población civil» a través de los canales que la corporación médica dispone. Además, aludió a las áreas en las que se puede colaborar con los militares mediante la labor que desempeñan las Fundaciones de la OMC en materia de formación y cooperación internacional.

“Los militares están muy avanzados en telemedicina y en bioterrorismo y es preciso que tengamos un contacto más directo, que aprendamos de ellos y que la gente conozca lo que hacen”, matizó.

En la Fundación para la Formación de la OMC (FFOMC) el Dr. Cobo abogó por la colaboración mutua en formación continuada haciéndose valer de herramientas como la Plataforma de la Red de Colegios Formadores, una ventana online a toda la actividad formativa de las entidades colegiales disponible para todos los médicos.

También habló de los cursos de enfermedades Importadas y enfermedades Tropicales, así como de las Comisiones Nacionales de la Especialidad.

Respecto a la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC apostó por la información directa y fluida de misiones internacionales en las que se pueda colaborar con voluntarios y cooperantes civiles en el mismo área; y con programas de formación específica para médicos cooperantes y voluntarios con el input de la sanidad militar para enseñar «normas elementales de comportamiento en el terreno».

Asimismo, animó a la participación de la sanidad militar en congresos y jornadas de la FCOMCI para la divulgación de su actividad: Bioterrorismo, enfermedades infecciosas, heridas por armas de fuego y volvió a insistir en la importancia de la formación continuada y de la telemedicina como una herramienta clave para la asistencia en países en desarrollo.

Avanzó un proyecto con la Universidad panafricana que, a su juicio, puede precisar de a colaboración de la Sanidad Militar al igual que el acceso a los medicamentos esenciales «un derecho de la Humanidad», concluyó.

III Congreso de Sanidad Militar Santander

El Congreso ha contado con más de 500 asistentes y ha incluido un simulacro de un ataque bioterrorista en una zona turística que movilizó a unos 150 efectivos.

El lema del Congreso es ‘El modelo de sanidad militar ante los nuevos retos’, en el que entre los asuntos tratados tuvieron que ver con la respuesta sanitaria ante situaciones de NRBQ (nucleares, radiológicos, bacteriológicos y químicos).

Fuente: www.medicosypacientes.com